SEB 2012, balance de la organización

Este año mi presencia en el SEB se ha limitado al fin de semana, con lo que mi visión sobre todo lo allí acontecido dista mucho de ser completa.

En este sentido, he preferido cambiar mi habitual balance sobre el evento por una opinión acerca del que la propia organización ha hecho, manifestando mi acuerdo o desacuerdo con las valoraciones que su director Juli Simón ha expresado a través de su blog.

A la Gala, primer punto al que se refiere la organización, no pude asistir, por lo que no puedo dar una opinión sobre su brillantez o falta de ella.

galaSEB1Pero sí que me permitiré emitir una opinión crítica respecto al hecho de que se anunciase a bombo y platillo que a la misma asistiría todo el sector sin hacer mención en ningún momento a contrapartidas económicas, y que el mismo día de la misma se comunicara a los asistentes via email, que la entrada tenía un coste de 20 euros.

En ese sentido, no me parece que esa fuera la mejor manera de hacer las cosas. Tras las críticas a los Galaxy por el hecho de que se cobrase el acceso a la Gala, se quiso vender la imagen de que este era un punto de reunión del sector que acogería  a todos con los brazos abiertos, algo que no se correspondió finalmente con la realidad.

Tampoco estuve presente en los encuentros de Webmasters, Directores y Bloggers, pero sí que tuve ocasión de preguntar sus impresiones a Totó García y Paco Gisbert, moderadores de dos de esos tres encuentros, y su opinión no podía ser más positiva.

La lista de nombres asistentes ya era garantía de éxito, pero si además su desarrollo termina por convertirse en un debate de ideas y una forma de crear sector, establecer regularmente  este tipo de reuniones resulta todo un acierto que hay que reconocer.

EscueladesexoMe atrevería a incluír la Escuela de Sexo de Nacho Vidal y la orgía de la Fura dels Baus en la categoría de eventos “mediáticos”, es decir, que más que la capacidad de atracción de público que generan, sirven para que el SEB tenga la máxima repercusión en los medios generalistas.

Un acontecimiento como este tiene la necesidad de exponerse al máximo en los medios para garantizarse una buena asistencia, algo que, según las cifras oficiales, ha vuelto a darse este año.De todas formas, creo necesario hacer una puntualización en lo referente a las expectativas generadas.

Aunque la obligación de los organizadores es la de crear la máxima expectación para lograr la mejor asistencia posible, despues de haber estado allí y ver con mis propios ojos la oferta existente y la respuesta del público, no me cabe la menor duda de que su apreciación de que este sería “el mejor evento erótico de la historia” no puede calificarse de otro modo que de exageración.

SEB2012Ni los 15000 asistentes pueden ni remotamente compararse con los más de 40.000 que llegó a registrar el FICEB en sus años dorados, ni la presencia de productoras y artistas  de primer nivel tiene parangón con aquella época.

Se me dirá que el SEB y el FICEB son cosas diferentes, pero si se juega a identificar ambos eventos cuando resulta conveniente, también hay que aceptar esas comparaciones cuando no lo es tanto.

Al menos en esto, Juli Simón, a diferencia de en otras ocasiones, ha admitido que el Salón registró importantes ausencias del sector.

En poco beneficiaban las valoraciones excesivamente triunfalistas de otros años que terminaban por desacreditar a los organizadores, pero reconociendo que la no presencia de importantes compañías y la escasez de estrellas de talla mundial ha sido el talón de Aquiles de esta edición, ya tiene muy claro en qué sentido ha de ponerse a trabajar.

SEBklicklicPor último, Simón habla del éxito del patrocinio de Klic Klic. Esta es la primera oportunidad en que el Salón ha prestado su nombre a un sponsor, y en este sentido, creo que se ha conseguido el objetivo principal. A estas alturas, dudo que haya nadie minimamente interesado en la pornografía o los juguetes eróticos que no sepa lo que es el Klic Klic.

Las ventas posteriores o el éxito del aparatito ya dependerá de otros factores, el SEB ha cumplido en su función de darle notoriedad. A fin de cuentas, es eso, y no otra cosa, lo que cualquier sponsor debería esperar cuando patrocina cualquier evento, incrementar el conocimiento de su marca o producto entre los potenciales consumidores.

En definitiva, la organización hace un balance positivo de este año calificándolo como éxito y yo, particularmente, no tengo mayores argumentos para señalar que esto no haya sido así.

SEB12Ahora bien, esta tercera edición del SEB me deja dos sensaciones: una, que el techo de público asistente no parece que vaya a estar muy por encima de las cifras que se manejan actualmente, y dos, que por mucho que la organización se muestre satisfecha con los resultados obtenidos, todavía hay un importante margen de mejora.

Para que volvamos a calificar de éxito con mayúsculas una edición del SEB, tendremos que recuperar en mayor medida la esencia de evento de prestigio internacional que le daba la aparición de grandes estrellas.

No hace tanto que los fans se hacían fotos con Rocco, Belladonna, Sasha Grey o Angel Dark. No nos conformemos con menos, por favor.

Xuancar