Mucho se ha escrito ya sobre Mario Salieri y su cine. No resulta raro encontrar en cualquier parte referencias al morbo que logra crear en sus películas, a su gusto por las planos medios o a su asombroso uso de la luz. También se suele hablar de esos actores que han alcanzado la categoría de mitos trabajando para el maestro napolitano.

Gente como Roberto Malone, Francesco Malcom o Silvio Evangelista deben gran parte de su fama a unos productos en los que encarnan a gente corriente. No destacan por su gran físico sino que dan un perfil más bajo. Un perfil de hombre de la calle con el que el espectador pueda sentir alguna empatía mientras le corroe la envidia al ver las mujeres que degustan.

Pero como decía al principio, la principal característica del cine del italiano, y la que maravilla a sus fans, es la manera que tiene de crear el morbo. Sus números sexuales no son excesivamente largos, hay muy pocos primeros planos y en ocasiones dan la impresión de estar estudiados tan al milímetro que pueden llegar a resultar hasta falsos. Pero las situaciones que crea, la tensión sexual que se respira en sus películas, es tal, que es de los pocos directores de cine porno que realmente sabe como calentar al público sin la necesidad de enseñar nada explícito.

mariosalieri

Es aquí donde juega un papel fundamental la mujer. En muchas de sus películas son tratadas como meros objetos de deseo que están a merced de los abusos de poder o de viejos sátiros con ganas de catar carne joven, pero también, a veces, se da la situación en la que es la mujer quien mediante el sexo controla la situación.

De todas formas, para no engañar a nadie, diré que ésta última situación está en clara minoría frente a las anteriores y esto le ha acarreado no pocas críticas a nuestro personaje en las que se ha tachado su cine de totalmente machista e incluso misógino.

Y es que si de situaciones polémicas estamos hablando, no podemos negar que el incesto, el sexo con miembros del clero o las violaciones no son algo extraño a su obra, por lo que el estigmatizarlo como director controvertido por los temas que trata en sus películas no va muy desencaminado.

Así, éstas situaciones reprobadas por la mayoría, pero que ocultamente inundan las fantasías de los hombres de medio mundo, toman cuerpo en las películas del maestro italiano, quien para llevarlas a cabo cuenta con el elemento más admirado de su cine, sus increíbles actrices.

Cuando se piensa en una chica Salieri se piensa en una MUJER con curvas y con gran erotismo, no tiene porque ser una belleza al uso como las barbys siliconadas con las que nos inunda la industria americana, sino que el morbo es lo que prima. No importa el 90-60-90, no importa que sean más o menos guapas, lo importante es que cuando aparezcan en pantalla no puedas dejar de mirarlas.

salieri-ninfa

Normalmente serán chicas del este de Europa con unos cuerpos naturales de infarto las encargadas de llevar a buen puerto las perversas ocurrencias del italiano, aunque para dejarme en evidencia su actriz fetiche ha sido una italiana de pura cepa.

Monica Roccaforte, Erika Bella, Joy Karin’s o Jane Darling son sólo un breve ejemplo de esas mujeres naturales y con grandes pechos que tanto caracterizan los films del italiano. Pero también hay cabida para otro modelo de chica encarnado por Zara Whites, Draghixa, Deborah Wells o Karen Lancaume, en el cual más que un físico rotundo prima el magnetismo que desprenden en pantalla y que en algún caso va acompañado de las miradas más libidinosas que servidor haya visto jamás en el porno europeo.

Y aprovechando ésta pequeña enumeración, llegamos al punto de inflexión de este texto. Quien me haya leído con anterioridad sabrá de mi mitomanía pornográfica y se habrá imaginado que el artículo en su totalidad no es más que una mera excusa para lo que voy a hacer a continuación: una lista de mis actrices “salierianas” favoritas.

Antes de comenzar tengo que decir que las siguientes musas se merecerían como mínimo un par de folios cada una, pero como para eso tendría que ponerme a buscar datos, hablar con detenimiento sobre sus biografías e incluso verme las peliculillas que me faltan (parte positiva de todo esto), a mi sólo de pensarlo ya me está entrando el cansancio.

Así que habrá que aguantarse y soportar que un patán como yo despache a cada cual con unas cuantas líneas de cosecha propia. En las que, como mínimo, prometo nombrar los títulos más importantes de cada una para que al menos sirvan como inspiración a quien no los haya visto. Empecemos.

Las musas del maestro

Angelica Bella aka Gabriella Dari.

Cuando vi al director italiano en el primer Exposex y pude preguntarle un par de cosillas, lo primero que se me vino a la cabeza fue el nombre de mi actriz salieriana favorita, ante lo cual el gesto del italiano fue el de “si bueno… una más”.

Pero para mí no es una más, es la protagonista de la primera película porno que compré (empecé tarde, lo sé) y una figura recurrente en mi Olimpo particular.

Por lo tanto que menos que empezar esta pequeña lista nombrando a una de mis diosas particulares. Una húngara de poderosas razones delanteras y aún más impresionantes ojos, que si bien dentro de la filmografía de Salieri no es una de sus más destacadas actrices, sí que es la protagonista de uno de los momentos que más morbo ha generado en pantalla como es su incestuosa escena junto a Zara Whites en “Toda una vida”. Una de las películas cumbre del de Nápoles y, sin duda, una de mis favoritas.

Otras colaboraciones con nuestro protagonista serían “Roma connection” o “Inside Gabriella Dari”, pero en mi opinión todo lo que ha hecho queda totalmente en un segundo plano ante la obra maestra nombrada anteriormente.

angelica bella

Selen

Calificarla solamente como actriz estrella de Salieri sería quedarse muy cortos, ya que Luce Caponegro es ante todo la gran dama del porno italiano de los noventa.

Es la número uno de nuestros vecinos mediterráneos y una de las más grandes presencias que los pornófilos hemos podido disfrutar en nuestras pantallas.

Poco hay que contar sobre ella que no se sepa ya. Proveniente de una familia bastante acomodada, se podría decir que el porno para ella era sólo un divertimento y no una manera de escapar de la pobreza como si supone para otras muchas actrices.

Con una energía sexual que parecía inagotable y con unas buenas dotes como actriz dramática, circunscribir su carrera a un film determinado del napolitano se me hace casi imposible. Es empezar a recordar títulos en los que aparecía y es empezar a recordar películas míticas una tras otra.

CKP”, “Adolescencia Perversa” o “Drácula” son buena muestra de lo que digo. Pero si de verdad me he de quedar con una en concreto, ésta sería la saga de “Concetta Licata”, donde encarna uno de los papeles más completos que servidor ha visto en el campo del porno.

Selen1

Dalila.

Actualmente nuestros reproductores se llenan de jovencitas que simulan ser una pequeña colegiala o la vecinita inocente del quinto, pero no hace tanto tiempo, las protagonistas de nuestras películas favoritas eran mujeres hechas y derechas.

Mujeres como Dalila habían dejado atrás hace mucho la inocencia y habían roto ya varias docenas de platos (manera fina de decir que tenían una pinta de putón verbenero que no se aguantaba). En este caso estamos hablando de uno de los cuerpos más espectaculares que se haya visto jamás.

Además que a ese cuerpazo sumaba una cara que de angelical tenía poco y es que Dalila llevaba la lascivia grabada a fuego en los ojos.

Si a todo lo anterior le sumamos el punto extra que le otorga su exótica procedencia y su retirada prematura, comprenderemos porque dejó una impronta imborrable entre los aficionados al género, que aún hoy la recuerdan como una de las compañeras habituales de travesuras de Selen en los films de nuestro protagonista.

De entre todos ellos, en mi recuerdo personal, siempre destacará esa sucia escena, made in Salieri 100%, que protagonizó junto al orondo Ron Jeremy en la primera parte de la saga de “Concetta Licata”. Sólo para paladares exquisitos.

dalila

Karen Lancaume.

La mirada más morbosa de los 90, así la califico. Es una actriz de carrera particular, ya que el reconocimiento masivo le llegó cuando estaba retirada del porno.

Pero eso no debe ser óbice para que se trate de una de las figuras más sugestivas para el que esto escribe. Y es que su sola presencia en pantalla me es motivo más que suficiente para no tener que pulsar el avance rápido del mando del reproductor.

Pero para justificar su presencia en la lista esto no basta, ya que estamos hablando de actrices relacionadas con Salieri, no de las recurrentes en mis patéticas prácticas onanísticas, así que diré que es el mismo caso que el de la primera de mi lista.

Sus participaciones en las películas de don Mario son escasas, pero al igual que la señorita Dari, una sola película puede valer más que de sobra para entrar en esta relación de actrices.

La protagonista de “La fuga de Albania” se merece su inclusión indiscutible sólo por su papel estelar en la misma, donde da muestras de su buena capacidad como actriz dramática, además de solventar los números sexuales con una nota muy alta.

Con todo esto no debería haber motivo para que la excluyera de mi repaso, pero es que además su fugaz presencia en otros títulos como “Inferno” le dan un plus que la hacen ineludible en esta enumeración.

karen lancaume

Monica Roccaforte.

Si anteriormente hablaba del prototipo de actriz salieriana, como mujer de curvas y con gran erotismo más que de una belleza al uso, sin duda el mejor ejemplo de ello sería esta húngara de gran “personalidad”, que bajo su nombre italianizado ha marcado a toda una generación de espectadores (entre mis amigos es el mito por excelencia).

Aquí, a diferencia de la anterior, sí tenemos a una actriz de gran importancia para el italiano, y es que seguramente junto a Selen sea el rostro más reconocible de su cine al tomar el relevo de ésta en los años finiseculares.

Stavros”, “Fuga de Albania”, “Nápoles”, “El mundo perverso de las miss” o “Casino” componen un pequeño muestrario de sus películas más destacadas a las órdenes de nuestro protagonista, en las cuales deja siempre el listón muy, muy, alto. Y de entre todas estas, su escena junto a Oceane en la primera parte de “Stavros”  merece al menos un inciso para nombrarla.

Además también ha trabajado en numerosas ocasiones para Jenny Forte y Nicky Ranieri, o lo que viene a ser lo mismo, películas del mismo corte que las de don Mario y entre las que destaca su intervención en la polémica “El confesionario”.

Monika roccaforte1

Y con la Roccaforte llego al final de este repaso en plan Top 5 que me había propuesto. Pero tengo que reconocer que me quedo con ganas de incluir alguna más, así que aunque sea de pasada debo nombrar a mujeres como Erika Bella, Palu Siros, Julia Taylor, Vivienne Morillo, Anita Blond y su tocaya Dark, la reciente Bambola y tantas otras que ahora mismo no se me vienen a la cabeza pero que de seguro cuando ponga el último punto al artículo recordaré y me quedaré con el resquemor de no haberlas nombrado. A todas ellas va dedicado este pequeño texto, gracias por todo.

Bye.
J.M. Ray

3 Responses

  1. toro

    el maestro….. me pongo de pie ….todo un idolo …salieri es el capo del porno

    Reply
  2. hulk

    hola amigos quiero saber como se llama la actriz que sale en la pelicula de mario salieri secretos de familia que en ingles seria family affair esta actriz valga la redundancia hace de niña pequeña que es acosada por el abuelo y que esta a la ves lo mata envenenandolo siendo la niña mala de lña peli por favor espero respuesta

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.