Rocco, una vida apasionante (1)

212
1
Compartir

Rocco Tano es su nombre real. Nació en Ortona Mare (Italia) el 4 de mayo de 1964. Tomó su nombre artístico del personaje Rock Siffredi de la película Borsellino (1970) en la que Alain Delon interpretaba a un ganster llamado así.

No obstante, sobre todo a los inicios de su carrera, lo encontramos también con otros pseudónimos: Rocco Carnicci, Rocco Carlucci, Rocco Carucci, Rocky Siffreddy, Rock Sifferdy, Rocco Safridi, Rocco Lorenz, Rock Tudor, Rock Malchovic, Dario y algunos otros.

Ya desde muy pequeño se interesó por el sexo y a los 9 añitos leía siempre que caía en sus manos la fotonovela Supersexy, cuyo protagonista, Gabriel Pontello, era su ídolo. A los 13 perdió la virginidad con una chica de 25 y a partir de ese instante su vida se transformó por completo.

Rocco Siffredi No se podía creer que sus amigos se pasasen las tardes de los domingos escuchando el fútbol por la radio y no se interesasen por las chicas.

El ambiente de Ortona le asfixiaba y, desde luego, no le apetecía la idea de acabar trabajando en hostelería como sus hermanos. Tampoco se veía, gracias a su formación profesional en electrónica, como técnico de la telefónica donde podría enchufarlo su tío.

Así las cosas, a los 16 años,- estamos por 1980-, se enrola en la marina mercante, pero parecía evidente que aquel no era ni mucho menos su sitio. Era una tortura moverse en un mundo lleno de hombres, con la tierra firme a kilómetros de distancia, y sin ninguna posibilidad de relacionarse con el sexo femenino.

En 1982, su hermano Giorgio lo reclamó desde París para trabajar en su restaurante y allá se despierta su ambición de triunfar como modelo (ya en Italia había tenido un gran éxito con las mujeres). En principio no consigue la notoriedad esperada y para llegar a fin de mes tiene que servir mesas en el bistrot. Su aventura francesa no empezaba demasiado bien, pero este viaje iba a introducirlo en un excitante universo.

Sus primeros contactos

El contacto con el mundo del hard, según el actor porno turinés Roberto Malone, se produjo precisamente en la pizzería donde Rocco trabajaba como camarero. Se encontraba allí acompañado por el pionero Gabriel Pontello.

Ambos estaban rodando con el director francés Michael Ricaud y el joven Rocco se ofreció. De todos modos, la referencia al mundo de los clubs de alterne es siempre obligada.

Madame Denise, enterada de que follaba increíblemente bien, lo introdujo en la atmósfera de la luces rojas. Y fue en uno de lo más famosos locales para swingers de la noche parisina, el 103, donde le presentaría a su ídolo.

Pontello vio a Rocco en una orgía haciéndoselo con varias mujeres al mismo tiempo y decidió nombrarlo su sucesor. Transcurría el año 1985 y estaba a punto de rodar su primera película, Belle d’amour. Se dice que estaba tan excitado que tuvo que masturbarse incluso antes de empezar a grabar. Por aquel entonces, el videocasete no era todavía protagonista y los filmes porno se proyectaban en la salas de cine.

Sus sueños de convertirse en modelo, desafortunadamente para el género, no habían desaparecido aún. A ello contribuyó en gran medida Tina, una modelo inglesa que le abrió las puertas a los circuitos de la moda, y durante los dos años de relación, Rocco trabajó como maniquí convencional en la agencia Gawin’s en Londres.

En la capital británica mejoró su inglés y adquirió unos modales que hicieron de él un auténtico gentleman. La conexión sexual con Tina fue muy fuerte. Ella, además, era masoquista y le descubrió una dimensión nueva del sexo. Tras su ruptura decidió dedicarse profesionalmente al porno.

Recibe la llamada de Teresa Orlowsky, actriz y empresaria alemana, con la que realizó alrededor de 300 filmes, fogueándose por el viejo continente. Era un chico muy guapo y funcionaba de maravilla, con lo que iniciará una verdadera e imparable escalada al estrellato.

rocco_siffredi_moana_pozziSerá en 1987 cuando ruede su primer hard italiano, Fantastica Moana de Riccardo Schicchi, compartiendo cartel con el mismísimo Pontello y Moana Pozzi.

Volverá a coincidir con la diva italiana en La clinica delle ispezioni anale, Troie in carriera, Offerta indecente, Nidi caldi per grossi ucceli, Mai dire basta, Bocca calda mani di velluto, etc.

Pero Italia le viene pequeña y decide ir a por todas marchándose a Los Ángeles, meca del porno mundial, dirigiéndose a la agencia de Jim South en Van Nuys. Allí triunfa.

rocco curse of the catwoman

Comienza la década de los 90, sus años dorados. John Leslie, que ya lo había visto en Roma unos años atrás, le da un importante rol en Curse of a Catwoman (historia de una mujer gato en un contexto post-atómico). La película es un éxito y Rocco se sube al tren de la fama internacional.

La frescura y potencia del semental trasalpino no pasó desapercibida. John Stagliano, dueño de la productora Evil Angel, también se interesó por él para protagonizar su rompedora serie Buttman, que se centra en su gusto obsesivo por los traseros femeninos.

Con Buttman’s Ultimate Workout obtendría en 1991 su primera estatuilla en los AVN de Las Vegas a la mejor escena de sexo en grupo. Se trataba de un trío con Sunny Mckay y Alexandria Quinn.

Luego, vendría su participación en House Of Dreams y Secrets de Andrew Blake, que utiliza para sus producciones espléndidas modelos de Playboy y Penthouse sumergidas en un ambiente con estética de video-clip. Desde entonces, su vida se desarrolla a caballo entre América e Italia.

De regreso en su país natal, el éxito continúa y crece sin límites. Rueda en Roma Wild Attraction con Alex Perry, interviene en Grand Prix of Australia de Alex de Renzy y Molitor lo mete como protagonista de Dr. Rocco & Mr. Sodo, un remake de Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

Otros títulos que se pueden citar de este período son Portrait of Passion de Julian Dary, versionando la novela de Oscar WildeEl retrato de Dorian Gray“, y Ejacula #01 y #02 de Max Bellocchio, donde lo vemos entre vampiros.

John Leslie lo reclama otra vez desde EEUU para confiarle el papel más importante de su carrera en Chameleons-Not the Sequel, una historia que nos lleva a un mundo donde las identidades sexuales nunca son lo que parecen, donde la fantasía de un hombre es el más secreto deseo de una mujer. Aquí Rocco despliega toda su fuerza en tres fantásticas escenas con Tracy Wynn, Ashlyn Gere y Diedre Holland.  (CONTINUARÄ)

David Fernández

1 Comentario

  1. […] Inciso. El FICEB 2.002 era un festival con muy poquitas estrellas internacionales. A diferencia de años anteriores donde habían venido actrices del calibre de Jenna Jameson, Jeanna Fine o la troupe Salieri al completo, ese año el único nombre que se promocionaba desde la organización era el de Rocco Siffreddi. […]

Dejar una respuesta