Olvida todo lo que sabes sobre porno

Mucho ha cambiado el sector de la pornografía desde hace una década. Cambios que van a continuar, precisamente porque el entorno actual en que se mueve, internet, es dinámico por naturaleza.

Muy probablemente la realidad que vivamos dentro de cinco años tenga muy poco que ver con la actual, y en ese proceso de evolución, como la ley natural impone, sobrevivirán los más listos y los que sepan adaptarse mejor.

En España nos falta valentía para innovar, y por eso creo que quien afronte esta etapa con mentalidad transgresora tiene muchas papeletas para lograr su objetivo. Olvidarse de todo lo que uno sabe sobre porno, tanto en lo referente a producto como a la forma de comercializarlo, será una gran virtud.

En un momento en que nadie parece tener muy claro a donde vamos, yo voy a mojarme y dar mi opinión al respecto.Según yo lo veo, el futuro del porno pasa por una fórmula: la combinación de productos y experiencias a precios razonables.

Para ello hace falta  Marketing creativo, idear nuevas maneras de comercialización, ofrecer beneficios adicionales. Cada vez será más dificil que la gente pague por videos y webcams como producto independiente, que nadie lo dude.

Tirar de ingenio tanto en la creación de contenidos como en la de productos, pero, sobre todo, en la forma de convertirlos en dinero, es la única posibilidad de quienes quieran sobrevivir en un mecado saturado e invadido por la filosofía del “Porno gratis”.

¿Vamos con algunas ideas?

FICEB

Promociones

Recientemente la web Xpornews publicaba un artículo sobre la incidencia del precio de las suscripciones. Es cierto que este es un factor muy importante, ya que puede haber muchas personas que tengan deseo de acceder a ser miembro pero no puedan permitirse gastar 30 euros mensuales.

Por eso las promociones pueden ser una herramienta tan útil. Pero hay que tener claro que “Promoción” significa el acceso a una ventaja dentro de un periodo concreto. Si al final lo que se hace es una bajada de precios de carácter permanente todo lo que se conseguirá es reducir aún más el valor que el posible cliente percibe acerca de lo que ofrecemos.

Las promociones pueden funcionar bien por sí mismas, pero en combinación con alguno de los otros elementos que se sugieren a continuación, pueden dar un resultado excepcional.

Experiencias presenciales

Torbe fue el primero en España que se percató de la ventaja competitiva que suponía “democratizar” el porno, haciendo que los consumidores no sólo vieran las escenas, sino que tomasen parte en ellas. El grado de implicación que el consumidor adquiere con una marca es infinitamente superior cuando, frente a un acto solitario como la masturbación , se contrapone la experiencia presencial.

bukkake_17

Pero no es esta la única posibilidad, ni siquiera todo el mundo quiere participar en una escena porno. Hay otras experiencias presenciales como la asistencia a eventos, rodajes o fiestas que, ofrecidas por la marca que comercializa un producto, refuerza notablemente la fidelidad del consumidor hacia ella.

Por ejemplo, una web puede ofrecer, como aliciente  para conseguir una suscripción anual,una plaza gratuita en la cena Galaxy o un día de asistencia al SEB. Las sensaciones que ese día se viven permanecerán durante años en su mente, e indefectiblemente van unidas a tu marca. ¿Qué mejor forma de fidelización que esta?

Juego

Ya en 2009 tocaba el tema del porno y los videojuegos como una posible vía de comercialización futura de estos contenidos, y recientemente hemos tenido noticias de un proyecto que combina ambos mundos. No es un camino barato ni sencillo, pero creo firmemente que quien apostase por él de forma decidida (es decir, nada de un videojuego chapuza), podría lograr enormes beneficios.

Teniendo en cuenta que en España sería casi imposible encontrar quien pudiese afrontar una inversión de esas dimensiones, la experiencia del juego puede vincularse al porno de otro modo.

Sin ir más lejos, el proyecto ViajeroX que Oscar Bares y yo presentamos a IFG hace unos años, contenía un juego de mesa a modo de Monopoly que se vinculaba con la serie.

viajeroxfuckopoly

Las posibilidades no acaban aquí. Si de lo que se trata es de hacer dinero con el porno mediante un sistema de afiliación, cambiemos el enfoque.

¿No se podría introducir a los aficionados al porno en juegos como el poker o la ruleta con premios en forma de escenas? Cuando lo conociesen en profundidad, se les ofrecería la fórmula de jugar con dinero real y ¡tachán! link afiliado de casinos al canto. Seguro que más de una empresa de este sector acogería un proyecto así con los brazos abiertos.

Competición

La experiencia de la competición nos gusta a todos. Lograr objetivos, vencer a otros, todo esto es un estímulo que cada vez más se aplica en mayor medida como elemento de interactividad con el cliente. De hecho, incluso se ha creado un concepto, Gamificación, que ya usan las marcas para estimular el consumo de sus productos.

Esto es perfectamente aplicable al porno. ¿Qué tal estimular la permanencia de tus miembros ofreciéndoles recompensas por cada 3 meses de suscripción que completen? ¿Y crear un concurso de usuario del año? Hay un mundo de posibilidades. Solo hay que calentarse los cascos y pensar.

Ampliar líneas de negocio

Hasta ahora, el porno se nutre casi exclusivamente de dos tipos de producto: videos y webcams. Pero fiarlo todo a esto es demasiado arriesgado vista la gran competencia que existe, así que nada mejor que crear un abanico de productos más amplio que nos permita diferenciarnos de algún modo.

Nacho Vidal

En marketing y publicidad se trabaja en base al concepto “estilo de vida” como modo de encontrar diferentes productos que satisfagan las necesidades del consumidor, algo que en este sector muchas veces se ignora.

Recientemente hemos visto a Cumlouder dar un paso en esta dirección, con su nueva tienda de merchandising. Pero es que, además, Torbe vende libros, y Nacho Vidal juguetes, colonias y potenciadores de la erección. Una buena estrategia empresarial debería ir en esta línea,  diversificando las fuentes de ingresos y combinando productos.

Cualquier proyecto que tengas expectativas de permanecer debería fundamentarse en ese mix antes comentado: producto+ experiencia+precio. No es descubrir la rueda, ya hay quien lo hace, y funciona. Se trata de dar al consumidor un plus, algo más de lo que espera o de lo que ofrecen los demás.

El porno, en sí mismo, se ha desvalorizado muchísimo por la facilidad que existe para encontrarlo gratis, y esa tendencia no creo que vaya a volver atrás. Pero eso no significa que no interese.

Si en lugar de tratar de venderlo en solitario, lo envolvemos en un pack junto a otras cosas por las que el consumidor todavía está dispuesto a entregar su dinero, las posibilidades de ganar un cliente, se incrementan.

Hacerlo de modo inteligente, estudiando los márgenes y buscando asociaciones interesantes es la tarea que ahora les queda a las empresas que crean que este es el camino.

Xuancar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *