Lupe Fuentes, what the fuck?!!

No es la primera chica ni será la última chica que reniega de sus orígenes. Pero teniendo en cuenta el calvario que ha pasado Pablo Lapiedra, a esto se le puede llamar, con todas las letras, “hacer leña del árbol caído”.

Hace unos días, anunciábamos la reaparición de Lupe Fuentes, en una nueva faceta profesional, la de cantante líder del grupo “The ex-girlfriends”.

En esta nueva etapa, es de suponer que Lupe pretende atraer la atención de un nuevo público, y es en ese sentido donde, por lo que parece, ha tenido que “maquillar” ligeramente su biografía para ganarse su apoyo.

lupe_fuentes_the_ex_girlfriends_01Según la información que figura en su nuevo sitio, el de su grupo “The ex-girlfriends”, Lupe tuvo una infancia muy dura.

En concreto afirma que “Lupe creció en la pobreza,  vistiendo ropas que le facilitaba la iglesia local fruto de la caridad y durmiendo en el suelo de las casas de los amigos de su madre. Forzada a abandonar la escuela para trabajar y ayudar a su madre, Lupe fue expuesta a la dura realidad de tener que luchar para sobrevivir”

Sean ciertas o no tan penosas circunstancias, lo que parece fuera de toda duda es que se trata de un planteamiento victimista. Sin embargo, esto no tendría mayor importancia de no ser por la grave acusación que a continuación se realiza hacia una persona que, sin nombrarse, todos podemos identificar de inmediato con Pablo Lapiedra.

CapturaLupeFuentes

“Cuando cumplió 18, conoció a un hombre abusivo que le ofreció una carrera como modelo y le prometió convertirla en una gran estrella. Pronto fue coaccionada a entrar en la industria adulta creyendo que sería una gran forma de convertirse en una famosa modelo y hacer dinero para ayudar en su situación familiar”

¿Perdón? ¿Coaccionada? ¿Abusivo?

Si no recordamos mal, ese “hombre abusivo” fue el mismo con el que la propia Lupe contrajo matrimonio. El mismo que impulsó su carrera y la llevó de ser una desconocida a ser una estrella.

Pues bien, tal vez esta versión de la nueva biografía de Lupe Fuentes sea excelente para sus intereses comerciales de cara a su hipotético futuro en la música, pero resulta, que aquí en España, sabemos perfectamente que las cosas no son así.

Sea decisión suya o de su marido/manager Evan Seinfeld, no deja de ser una maniobra rastrera que no se justifica bajo ningún concepto.