Los difíciles comienzos

Cuando te planteas la posibilidad de desarrollar un negocio en internet relacionado con el mercado adulto, te surgen montones de dudas. La primera aproximación seria ya resulta algo atemorizante, puesto que no es extraño tener la sensación de que hay que ser una especie de superdotado para dominar todas y cada una de las facetas que exige esta labor.

Hay que diseñar y programar una web, estar al tanto de las cuestiones legales referidas a la empresa y al sector adulto, saber cómo generar tráfico y cómo convertirlo en dinero…En resúmen, tienes la sensación de que necesitas un abanico de conocimientos que incluyen diseño gráfico, programación, marketing y ventas, leyes, contabilidad, administración de empresas y unos cuantos más sólo para ganar dinero…con el porno!

Este panorama desanimaría al más lanzado, pero afortunadamente hay otro modo de hacer las cosas.

Evidentemente, cuanto más aprendas y más controles de cada una de estas materias, menos ayuda externa necesitarás. Pero si eres nuevo en el negocio y quieres permanecer en él, ten por seguro que tendrás que recurrir a profesionales experimentados en cada una de estas áreas.

Lo que denominamos como “webmaster” no es igual en todos los casos. En muchas ocasiones son personas con un perfil técnico, que dominan programación y son conocedores de los entresijos tecnológicos y los avances de la red. Pero en otros, su perfil es más comercial, están más enfocados al marketing y a conseguir convertir las visitas en dinero. Sea cual sea el tipo en el que te sientes más identificado, no está mal la idea de buscar apoyo en aquellas parcelas en las que flaqueas.

De un modo u otro, de lo que se trata es de que, si pretendes dedicarte a tiempo completo a esta tarea y vivir de ello, adquieras el mayor número de conocimientos propios y te rodees de los apoyos imprescindibles. Para ello quizás sería una buena idea identificar en qué tareas no estás dispuesto a implicarte o crees objetivamente que no tienes el talento suficiente. Esas tareas serán las que tendrás que delegar en profesionales externos, y créeme, no te arrepentirás del dinero invertido en ello.

Esto es un negocio…como cualquier otro

Cualquier principiante tiene un mar de dudas. Pero en lugar de centrarse en las cuestiones importantes, suelen hacerlo en otras del tipo de “¿Cómo puedo hacer dinero?” “¿Cuánto puedo llegar a ganar?” “¿Qué tipo de porno genera mayores beneficios?”

La única realidad es que este negocio es como cualquier otro. No hay una fórmula mágica. No hay un secreto a revelar que nos dé la llave de la riqueza. La forma de introducirse en él es como en cualquier otro emprendimiento que no tenga nada que ver con el sector adulto.

Si en un negocio “tradicional” uno elabora un plan de negocio, contrata asesores, trata de cumplir con sus compromisos y paga sus impuestos, éste no es diferente en ninguno de esos aspectos.  Lo verdaderamente importante es que actúes como lo harías con un negocio físico, tratando de planificar y no dejándolo todo a la improvisación.

Y por supuesto, si en tu tienda no permitirías a tus empleados pasar las horas muertas chateando, piensa que tú eres tu propio empleado, y no lo hagas tú amparándote en que “trabajo en internet”…

Traducido y adaptado de Cozy Academy

 

Comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *