Las pizarras del porno

Que en el mundo hay gente con mucho tiempo libre es algo de lo que cada vez me quedan menos dudas. Hay quien usa esos momentos para cosas productivas como leer a Shopenhauer, tragarse la filmografía completa de Jess Franco o directamente cascársela como un mono loco, pero luego hay una serie de personajes que movidos no se sabe bien por qué razón se dedican a las labores más peregrinas, como por ejemplo pararse a analizar profundamente qué es lo que dice en las pizarras del porno.

Nos referimos evidentemente a pararse a diseccionar esas pizarras que apararecen al fondo de todo ese submundo de escenas ambientadas en un aula. Lo que en un principio puede parecer una idiotez supina en efecto lo es, pero no deja de ser curioso ver como alguien ha dedicado tanto tiempo y esfuerzo a presentarnos en esta web algunos de los mejores ejemplos que ha encontrado.

Como diría aquel: “Hay gente pa’ tó”.