La razón es el dinero

 

“Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros”
                                                                   (Groucho Marx)

 

Resulta complicado escribir un artículo como este sin que alguien se de por aludido o no se sienta molesto. Pero supongo que mi naturaleza es ir contracorriente, y ahora que cada día uno observa como distintos personajes de nuestro porno se erigen en paladines de la moralidad, es realmente difícil mantenerse al margen.

No pretendo alinearme en batallas empresariales ni posicionarme del lado de nadie. Pero sí que quiero hacer notar a cualquiera que lea esto, que todo lo que oiga o vea escrito en internet, acerca de lo terribles que son unos y otros tiene un componente de realidad bastante débil, y por tanto, hay que ponerlo, como mínimo en cuarentena.

¿Qué porqué hago tal afirmación? Pues porque, después de muchos años ya en este sector, la verdad más absoluta que he podido extraer de todo lo que he vivido es que en realidad nadie tiene la razón, ni deja de tenerla. La razón está donde está el dinero.

Dicho de otro modo, todas las opiniones que podáis leer, o todo lo que podáis oír sobre los distintos protagonistas de esta industria ha pasado previamente por el filtro de los intereses empresariales. No, no es que unos despotriquen de otros porque han llegado a la conclusión verdadera de que estos son muy malos. Han llegado a tal conclusión porque el devenir de los acontecimientos ha llevado a que sus intereses no son ya coincidentes o directamente, entran en conflicto.

Y a la inversa funciona del mismo modo. Quien antes era un impresentable de repente se convierte en aliado fiel por arte de birlibirloque. ¿A alguien le suena? Porque historias de estas veo en twitter cada día y sus protagonistas no tienen el menor sonrrojo en dedicar halagos a quienes antes repudiaban. ¿La razón? Intereses empresariales.

Sólo así se entiende que algunos personajes vayan rebotando de una compañía a otra,  que medios  supuestamente informativos ofrezcan una información sesgada  y/o de corte sensacionalista o que asistamos a lecciones de honradez por parte de alguien en cuyo currículum figura  una condena en firme por parte de  la justicia y que en el pasado actuó del mismo modo que ahora reprocha. Pero no pasa nada. La memoria es débil, y ante la presencia de don dinero, la razón verdadera languidece.

Quizás por esto esta cruzada ética me incomoda un tanto. No soy mucho de citar las sagradas escrituras, pero cuando Jesucristo decía aquello de lanzar la primera piedra quien estuviese libre de culpa creo que ninguno se agachó.

 

 

Comentarios
  • Como decía Serrat Dinero dinero dinero vil metal o poderoso caballero es Don Dinero.es que hablar de Dinero en estos tiempos que vivimos es muy difícil aun así aquí has puesto unos ápices de como se mueve la pasta en el entorno del erotismo.
    Es que te comprendo que en los diez años casi que llevas con tu profesionalidad has visto de todo ansias vivas o roñ[email protected] o gente muy egoísta o hasta solidaria repartiendo dinero en un poco de todo como en botica.
    [email protected] juegan lógicamente bajo sus interesés yu sus dominios por llegar a lo más alto o ser el más afortunado.
    Sí como digo esto mueve masas el soborno de un uñado de euros o dolares o lo que sea hace mella y efecto de ponerte a las rodillas no precisamente para rezar del que te manda ajjaja.

    Hace unos años el porno era la sexta industria más pagada Aunque legal, igual que sucede con la prostitución, es difícil saber a ciencia cierta el tamaño real de este mercado. La industria del porno podría haber movido unos 97.000 millones de dólares en 2006, según algunas estimaciones. Internet ha contribuido, sin duda, a que este prolífico sector termine de estallar: se calcula que cada segundo del día hay una media de 28.000 usuarios consultando porno online sólo en EEUU.
    No nos compliquemos más el dinero es imprescindible nos pongamos como nos pongamos que cada uno hace de su capa un sayo con su salami o juju con esyo lo que le da la real gana lo que desde aquí pediría mucha prudencia y cuidadín!

  • Preguntaba Groucho Marx: “Señorita, ¿se acostaría usted conmigo por un millón de dólares?. “Por supuesto”, respondía ella. “¿Y por un dolar?”, volvía a preguntar Groucho. “¿Qué se cree usted que soy?”, contestaba la dama ofendida. “Eso ya ha quedado claro, ahora estamos negociando el precio”.

    —–

    Por seguir el hilo del artículo, una aportación más del Gran Groucho.

    Y sí, lo miremos como lo miremos el dinero está detrás de todo. Y más si lo resumimos al mundo del sexo. ¿Quién acaso no tiene un precio?. En el mundo escort existen ofertas tentadoras, casi de películas.
    Verdaderas fortunas por hacerlo sin preservativo. Esta es una muy común y siempre es relatada por aquellas que se suponen que en su día dijeron que no, pero tantas veces lo cuentan, que de alguna manera se están delatando con el sí.
    Y no pasa nada, no hay que excusarse. Lo hizo por dinero, y basta!
    También hacen gala de las cantidades realmente indecentes que a otras les ofrecieron por tragar semen o dejarse penetrar por detrás, y es que muchos hombres, en el estado tan alto de excitación, pierden la conciencia de la realidad, y se encaprichan con hacer algo precisamente con la que en principio se niega. Hay radica el morbo, el demostrar su poderío, y el hecho de que pueden conseguir todo lo que deseen con dinero. ¿Y por qué lo hacen? Pues porque la experiencia les ha demostrado que su poder está en la cartera. Al fin y al cabo abre todas las puertas.
    Carla Mila
    http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *