Jauría de lobos

El caso de la menor colombiana sigue coleando, tras decretarse la permanencia en prisión de Pablo Lapiedra. Y como no, la televisión ha querido sacar tajada de un tema tan apetitoso como este escándalo para llenar unas cuantas horas de programación.

Este pasado Viernes, Leyla Black acudió a un plató para defender a su pareja sentimental de las acusaciones que se vierten sobre él. A ese mismo plató acudieron con anterioridad Ramiro y María Lapiedra para dar sus opiniones sobre el tema, y aunque el caso está aún muy lejos de aclararse, lo que ha quedado sobradamente demostrado es la ineptitud de los periodistas del corazón.

Cual jauría de lobos que acuden al olor de la sangre, las intervenciones de los periodistas fueron cualquier cosa excepto ponderadas.

Si los gritos y el acoso a los invitados son una constante en este tipo de programas, en el caso de Leyla Black no fue muy distinto, con la diferencia de que quien se sentaba enfrente no era alguien que vendía su intimidad y se exponía a ello por dinero, sino una persona que defendía la inocencia de otra.

pablo-leylaPoco importa que no haya una resolución judicial definitiva ni que la invitada acudiese a clarificar muchas informaciones falsas. A los lobos les importaba la presa, no la verdad, y el lamentable espectáculo de la prensa del corazón continuó, crucificando públicamente a una persona cuya culpabilidad aún no se ha demostrado.

Pero lo que para ellos no deja de ser una muesca más en su revólver, para Pablo Lapiedra puede significar que su vida quede destrozada para siempre. ¿Alquien es capaz de imaginar que si se determina la inocencia de Pablo, vaya a reunirse al mismo grupo de periodistas para hacer una encendida defensa de su figura? No, ¿Verdad?.

Lamentablemente, en este país seguimos teniendo raseros muy distintos para medir el concepto obscenidad. Para mí, lo verdaderamente obsceno no es lo que el porno muestra delante de una cámara, sino que existan buitres carroñeros con diploma de periodista a los que no les tiemble el pulso en destrozar una vida por mantener su silla en un programa basura.

Xuancar


Más vídeos en Antena3

Más vídeos en Antena3

Más vídeos en Antena3

Más vídeos en Antena3

Más vídeos en Antena3