Hotel no tell

Hace pocos días, Wicked anunciaba la salida al mercado de la última película dirigida por el veterano Jonathan Morgan. Una comedia de segunda fila cuyo estreno quedó rápidamente eclipsado por el continuo bombardeo de noticias sobre el próximo estreno de “Underworld”, verdadera apuesta de la compañía para esta temporada.

Aún así, nosotros hemos decidido detenernos en este “Hotel No Tell”, movidos por la curiosidad de ver las últimas evoluciones tras la cámara del que fuera uno de nuestros terrores favoritos como actor.

hotelnotell4Morgan lleva ligado de forma exclusiva a la compañía de Steve Orenstein más de una década, destacando en este período obras tan recordadas como su revisión del género grindhouse en “Doble Feature” o su particular adaptación al mundo del porno de las aventuras de cierto semidios griego en “Hercules”, lo que le llevó a ser considerado uno de los directores estrella del porno argumental.

Pero desde estas magnas obras ya ha llovido, y no poco, y el bueno de Jonathan no ha vuelto a dar con la tecla del éxito absoluto y sin paliativos desde entonces.

De todos modos, esto no ha sido óbice para que haya conseguido labrarse una reputación de artesano del género encargándose de obras de menor contenido presupuestario, siempre en un segundo plano con respecto a la película de turno del ínclito Brad Armstrong.

Es en este ámbito en el que debemos situar nuestro título de hoy. Una obra sin duda menor, que no pasará a los anales del género y que juega sus mejores bazas en un reparto digno de filmes de mayor enjundia y un trabajo de guión en el que se nota la mano de Morgan y su experiencia como cómico.

hotelnotell3Basándose en una estructura argumental que bebe directamente del “Four Rooms” de Tarantino y compañía, el director ha diseñado la película como una serie de escenas inconexas entre sí, pero que se mantienen unidas gracias a un personaje central, el botones del hotel, que encarna fenomenalmente un Kyle Stone que es el sostén básico de toda la parte de comedia del film y que sale más que bien parado de tan difícil envite.

De esta manera iremos viendo desfilar por el hotel Warchester a diferentes parejas encarnadas por nombres tan rutilantes como los de Madison Ivy y Mick Blue, Kayleni Lei y James Deen, Evan Stone y Kendra Lust o Rilynn Rae y Prince Yashua, que darán rienda suelta a su pasión entre las cuatro paredes de alguna de las desvencijadas habitaciones de este ruinoso hotel, alumbrando una serie de escenas cumplidoras y de buen nivel pero sin nada que las haga especiales para el espectador más allá del atractivo de sus protagonistas.

hotel no tell kyle stoneEsto no es aplicable sin embargo para el encuentro entre la tatuadísima Bonnie Rotten y Erik Everhard, que dejando de lado los convencionalismos que suelen ilustrar las escenas de este tipo de filmes, dan todo un espectáculo de sexo duro y cañero que incluye una buena dosis de sexo anal, squirting, posturas imposibles y el consabido remate facial. Sin duda lo mejor de la película en el plano carnal.

Con todo ello presente “Hotel No Tell” puede parecer un producto atractivo y que debería gustar a un diverso tipo de público, pero nada más lejos de la realidad.

hotelnotell5La principal razón de esta reflexión es que nos encontramos ante una obra obsoleta, que parece venir con veinte años de retraso, retrotrayéndonos su aspecto visual directamente a esas películas grabadas en vídeo a finales del siglo pasado.

Sus decorados, su fotografía, el trabajo de cámara,… todo ello se muestra completamente fuera de lugar hoy día y nos deja la sensación de estar presenciando una película con un acabado muy pobre.

Sobre todo, cabe destacar muy negativamente el mencionado trabajo de cámara, que pretendiendo dotar de dinamismo los encuentros carnales, lleva a cabo una serie de movimientos que denotan una artritis preocupante en la mente de quien pensó tales encuadres e idas y venidas.

hotel no tell1Y más cuando somos testigos de una serie de zooms repentinos, sin razón de ser y que no hacen sino desenfocar una y otra vez la imagen, cortando el ritmo de la escena y sin dotar de añadido positivo alguno a lo que vemos en pantalla.

A todo esto hay que sumar una música incidental que no ayuda precisamente a mejorar los aspectos técnicos mencionados, mostrándose ridícula en las apariciones de Kyle Stone y totalmente desfasada en los encuentros sexuales.

No por nada, la escena que más destaca de todo el film, la protagonizada por Rotten y Everhard, es precisamente la única exenta de acompañamiento musical.

hotel no tell2

En conclusión, la suma de aspectos positivos y negativos se decanta muy peligrosamente del lado de estos últimos, llevándonos incluso a pensar que tal vez, y sólo tal vez, todo es un gran despropósito intencionado, porque resulta difícil creer que alguien tan veterano y con tanto oficio como Jonathan Morgan haya podido dar su visto bueno a tan evidente desatino.

Sea como fuere, hasta que resolvamos esta duda, al menos nos quedará el consuelo de poder solazarnos ante la presencia de un reparto que merecía un mucho mejor producto final.

Bye

JM Ray

 

 

Hotel no tell

Distribuida por:Wicked Pictures
Año:2013
Director:Jonathan Morgan
Cast:Bonnie Rotten, Kaylani Lei, Kendra Lust, Madison Ivy, Rilynn Rae, Erik Everhard, Evan Stone, James Deen, Mick Blue, and Prince Yahshua.
hotel no tell coverDistribuida por:Wicked Pictures
Año:2013
Director:Jonathan Morgan
Cast:Bonnie Rotten, Kaylani Lei, Kendra Lust, Madison Ivy, Rilynn Rae, Erik Everhard, Evan Stone, James Deen, Mick Blue, and Prince Yahshua.

 

Click aquí para ver la película