De entre la variopinta diversidad de prácticas sexuales con que nos deleita el porno actual en su versión más extrema está el de las felaciones salvajes.

Poco quedan ya de los tiempos en que la felación era un arte al alcance de unas pocas actrices que finalizaban su lúbrica sesión con una eyaculación por lo general en la mano.

Después de eso se pasó a la norma de la eyaculación facial y hoy en día hemos llegado a unos extremos de contundencia y perversión que cuesta creer.

Para ilustrarlo, pasemos a relatar las diferentes modalidades y finales con que nos deleita el porno actual en materia de felaciones.

Mouthfucking/Headfucking:

mouthfucking

La chica de rodillas, el mozo delante, le agarra la cabeza. Ella solícita abre la boca… y ale, toa padentro.Una variante es poner a la chica tumbada en la cama/sofá, bocarriba, con la boca abierta… y ale, toa padentro.

Gagging:

gagging

Que viene a ser, en otras palabras, metersela hasta el colodrillo.Esto por lo general no vale para virtuosas del género como Belladonna, Audrey Hollander o Annette Schwarz. Si a la chica le cuesta que le entre posiblemente llorará, salivará cosa mala, de ahí pasará a las arcadas y tal vez al vómito (que será por lo general líquido pelín espeso más que sólido).

Gang-Bang:

gangbang

Un montón de hombres eyaculando sin parar sobre el rostro de la actriz, previa orgia por todos sus agujeros. La cantidad de maromos necesaria para que pueda considerarse un gang-bang oscila entre 5 y 919 (récord que si no me equivoco ostenta todavía Lisa Sparxxx).

Glory Hole:

gloryhole

El ultraconocido juego de los agujeritos. La individua se agarra a todo aquel apéndice que sobresale a través de ellos y no para hasta conseguir reducirlos a su mínima expresión. Sirve tanto para ellas como para ellos.

Bukkake:

bukkake

Docenas de hombres eyaculando sobre el rostro de la chica sin que mediase sexo alguno y en la mayoría de casos incluso sin desvestirse. No implica felación en sí necesariamente, pero como el resultado final es bastante similar ( la cara hecha un cristo), lo incluímos.

¿ Por qué lo hacen?

Como habréis visto se está llegando a un punto en el que parece que todo vale, pero no dejo de preguntarme… ¿a quién puñetas le puede gustar vomitar? Las arcadas ya son algo desagradable, pero ¿vomitar?

Es cierto tal y como han dicho algunas “eminencias” como Rocco Siffredi o el fallecido “en combate” David Carradine, que la falta de oxígeno al realizar mamadas tan profundas conduce a la excitación, pero de ahí a llegar a estos extremos, solo se me ocurren estos motivos.

Sumisión: Belladonna se considera a sí misma sumisa, y es la única manera de entender que haga lo que haga. Pero la sumisión en el gonzo extremo no implica estar encadenada y mirando al suelo con tristeza, no. Se puede hacer como la susodicha: con una sonrisa de oreja a oreja aunque te estén humillando.

Vicio: La actriz se folla a todo lo que se mueva y cuanta más caña le den mejor que mejor. No tiene porque ser incompatible con la sumisión, pero también puede ir por separado.

Placer: Bueno, si el grado de excitación es superlativo, tal vez la moza en cuestión sea capaz de correrse chupándola.

Dinero: Ay, el vil metal, el motor que mueve el mundo, una causa más que probable para que una chica pueda tragarse un pene de dimensiones épicas (si alguien quiere proponerme algo deshonesto pero MUY lucrativo, soy todo oídos).

Como ya he dicho, cuestan de entender ciertos comportamientos, tanto como que este género tenga tantos adeptos, pero bueno, de todo hay en la viña del Señor, ¿no?

Como, según hemos visto, el mundo de la mamada es muy amplio e incluye infinitas posibilidades, aquí os dejo una cremosa galería representativa de las muchas variantes que existen de esta entretenida práctica. Práctica que, por otro lado, todas deberíais de ejercitar más a menudo…

Albert Sanz

mamada
mamada2
mamada3
mamada4
gagging
mamada

gag
gloryhole
face-fucking-inc

extrema

12 Responses

  1. Xuancar

    Bueno, quizá lo más adecuado sería llamarlo Blowbang, que es cuando se trata de una mamada múltiple.

    Responder
  2. Bernard

    El Gang bang yo lo quitaba de la lista no es un tipo de mamada salvaje por mucho que al final la chica se encargue de ordeñar un gran número de pollas.

    Responder
  3. Mara

    Oowwwww…..!!!!!!! :-)
    Exquisito y excitante post Albert, he disfrutado mucho leyéndolo….

    Será que dentro de mi tendré esa venita sumisa que contados han sabido sacar, yo creo que en el sexo podemos tener ese “desdoblamiento” en función de lo que la otra persona despierte en ti, puedes pasar de una mamada suave, recreándote en cada pliegue y saboreando cada segundo a este tipo de mamada en la que sentir tu boca follada por él salvajemente hace que te mojes como una perra…..
    Bona tarda y buen finde

    Responder
  4. Hannah Rus

    ¿Que a quién puede gustarle vomitar? Bueno, hay mucho fetichista del vómito, del gagging duro con muchísima baba, mucha arcada. Yo, sin ir más lejos, he llegado a vomitar y me han hecho comer mi vómito en algún gagging. Quizás sea excepcional, pero desde luego que no soy la única seguidora de estas cosas. Vamos, te lo digo yo.

    Responder
  5. Lo

    Chicos, permitidme una preguntita: -Qué preferís sexo oral o sexo anal???? tengo mucha curiosidad.

    Responder
  6. Albert Sanz

    Hannah, como espectador, asdmito que el gagging puede tener su morbo. A mi me gusta bien dosificado, pero me cuesta creer que alguien disfruta al vomitar.
    Claro que mis vomiteras siempre han sido debidas al exceso de cerveza o tintorro. Quizás si me incrustan una verga enorme hasta la campanilla y potase al igual le encontraria la gracia.

    Responder
    • Xuancar

      Bernard: a mi tampoco me sorprende nada que provenga de Hannah. Al principio sí, pero luego ya te curas de espanto.
      Lo: yo no se los demás, pero yo soy más francófilo que helenófilo
      Albert: Solo saldrás de esa duda existencial si lo compruebas. Conozco un negro con un mango de 35 cm dispuesto a solucionar tu problema.

      Responder
  7. Hannah Rus

    Albert, si hablamos de dominación y sumisión, y de personas que disfrutan con ello, el hecho de “obligar” a la parte sumisa a realizar una mamada hasta el ahogo, impidiéndole echar la cabeza hacia atrás, abusando de su boca y provocándole arcadas e incluso vómito, es satisfactorio para ambas partes. Mucho. Que me digas que no entiendes que a alguien pueda ponerle el vómito es como que me digas que no entiendes que a alguien pueda ponerle que le den hostias o que le hagan beberse un embudo de semen grupal. Vale, puede ser difícil de asimilar, pero dentro del contexto de las centenares de parafilias sexuales relacionadas con la escasez de higiene y el dolor, es de lo más normal. Vamos, no lo es. Hay mucho bedesemero o fetichista que escuchará hablar de vómito y pondrá la misma cara que tú, pero no es mi caso, xD.

    Responder
  8. MICHAEL

    me dieron ganas que me la mamen, y esa es mi respuesta a una de las preguntas , a mi me gusta
    mas que me la mamen que sexo anal….

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.