Elegir un camino: webs de pago

En la anterior entrega hacíamos una primera aproximación al modelo de negocio de las webs gratuítas. Hoy vamos a explorar otro planteamiento, el de las webs de pago.

Webs de pago

Si por la razón que sea, lo de montar una web gratuita no te convence como forma de hacer dinero, siempre puedes optar por la vía de crear una de pago. A priori puede parecer una forma más sencilla de obtener ingresos, pero pronto vamos a comprobar que, una vez más, el camino no es tan fácil como creíamos.

A continuación vamos a observar una serie de factores que deberás tener en cuenta.

rk

1) Diseño

Los internautas no regalan su dinero tan fácilmente. Lo primero que tendrás que conseguir, exactamente igual que con cualquier otro producto, es entrarles por la vista.

Un ejemplo. El packaging de los productos (envase) es en muchas ocasiones determinante en el proceso de compra. Cuando vas al super, y encuentras gran variedad de marcas de un mismo producto, a precios muy similares, normalmente nos decidimos por el que “pinta” mejor. Es una decisión inconsciente, en ese momento no sabríamos exactamente explicar el motivo de elegir esa marca y no otra.

En esto pasa un poco igual. Puede que tu contenido sea del interés del visitante, pero si tu diseño es mediocre, las imágenes pequeñas o de baja calidad, y en general, la apariencia deja bastante que desear, tus opciones de obtener una venta se reducen dramáticamente. Por lo tanto, un diseño profesional y una buena estructuración de los contenidos parecen una obligación inexcusable si tu idea es que el potencial cliente termine usando su tarjeta de crédito.

2) Contenido

Ha de ser propio, original y actualizado regularmente. De otra forma, resultará muy dificil justificar el pago de una cuota.

Uno de los grandes errores que se cometen a la hora de iniciar un proyecto de estas características es comenzar con determinada cantidad de contenido y esperar que las suscripciones nos financien la realización de contenido nuevo. Meeeeec! Metedura de pata.

Lo más probable es que una vez que los visitantes comprueben que el ritmo de actualización no es constante, ni siquiera se plantearán la posibilidad de pagar, con lo que te encontrarás con el peor escenario posible. Un montón de dinero invertido y una web muerta que no obtiene ingresos.

Por lo tanto, si esta es tu opción, asegurate de que dispones de suficiente material para actualizar durante un largo periodo. Si no, ni te lo plantees.

3)Tráfico

Las webs de pago utilizan lo que se llama ratio de conversión, para tener una idea aproximada de su “nivel de éxito”-por explicarlo de un modo sencillo-, así como para poder realizar todo tipo de calculos y previsiones. El ratio de conversión viene a ser, el número de visitantes necesarios para lograr una venta, y, desgraciadamente, nunca es tan alto como nos gustaría.

En muchas ocasiones, comprobamos que esos ratios nos muestran que para que se produzca una venta, han pasado por nuestra web sin efectuar desembolso alguno, entre 500 y 1000 personas. Este dato nos dará una idea de que la cantidad de tráfico que hay que mover para que un site de pago pueda llegar a ser rentable, es muy elevada.

Es por eso que para lograr buenos niveles de tráfico, en muchas ocasiones se recurre a la creación de galerías promocionales (TGP) que muestran parte de nuestro contenido, para ayudar a crear interés en el mismo. Esas galerías tendrán que estar alojadas en un servidor, lo cual implica nuevos gastos.

Si la inversión es potente y el proyecto ambicioso, no queda otra que crear un sistema de afiliados, lo cual resulta muchísimo más complejo de lo que nadie pueda llegar a imaginarse, puesto que hemos de crear herramientas promocionales de todo tipo, controlar pagos a nuestros afiliados, y un sinfín de problemas más que sería demasiado largo de exponer aquí.

webs de pago

Hasta aquí un ligero repaso a modo de aproximación de lo que implica crear una web de pago. Crear contenido de calidad es caro, un buen diseño es caro, y promocionar la web hasta los niveles necesarios para que resulte rentable es caro y dificil.

Teniendo en cuenta que las suscripciones suelen rondar entre los 20 y 30 euros al mes, no resulta necesario más de una venta diaria como para obtener ingresos de más de 6000 euros, lo cual, a primera vista, parece un buen negocio. Pero como hemos podido comprobar, llegar a ese punto requiere de una buena inversión inicial, hacer las cosas correctamente, y unas dósis de paciencia generosas.

No es un imposible obtener cifras millonarias, pero está muy lejos de ser algo sencillo. Por tanto, piensate bien si dispones o no del capital necesario, el equipo o los conocimientos adecuados, y la sangre fría precisa para no caer presa del pánico cuando veas que en tu primer mes online has obtenido…cero euros.