Bel Gris, el último romántico del porno

Que Bel Gris es un tipo peculiar no es ningún descubrimiento. Desde sus inicios se desmarcó de la tendencia habitual de arrimarse a algún padrino que pudiera facilitarle un trabajo alimenticio, y apostó por hacer lo que a él le gustaba. Aunque ello le costase dinero.

El resultado de ese intento casi romántico de hacer porno se concretó en una web, Tetatita.com que destila su personalidad en cada frame de sus videos. Tetatita no se parece a ninguna otra web porque es el reflejo de su creador, y Bel Gris, como persona y personaje es único e irrepetible.

Comenzando porque él mismo se define como ” un mal actor porno” -algo inaudito en una profesión llena de egos inflados- todo en Bel Gris es sorprendente. Sorprende un miembro de desmesuradas proporciones en un tipo de tan escasa estatura, sorprende que su porno no se parezca a nada y sorprende que siga con su proyecto a pesar de que, según sus propias afirmaciones, no le resulta rentable.

bel-jordannekali

Bel Gris ha logrado sin embargo ganarse un buen número de fieles gracias a su autenticidad, un valor bastante escaso. Cuando todos los actores nuevos quieren ser Nacho Vidal, él se da por satisfecho siendo Bel Gris. Y eso que, quienes lo siguen por redes sociales, saben que Bel no es un tipo que haga gala de una autoestima demasiado alta. No es raro leer algunas de sus reflexiones en las que se critica abiertamente, otra muestra de que estamos ante un tipo distinto.

Pero si de alguna aportación puede sentirse orgulloso Bel Gris es de su faceta de cantautor. Este tipo eternamente despeinado y de nariz aguileña decidió un día coger una guitarra y comenzar a grabarse cantando. No, no ganará nunca un concurso de talentos, pero al menos consiguió que sus canciones no chirriaran demasiado.

rumba del pareo

Y así, poco a poco, fue creando algunas piezas propias que fue incluyendo en sus videos porno como banda sonora. Esas músicas sirvieron como fondo musical a sus trailers, y en su solitaria tarea de promoción, Bel Gris las machacaba hasta la saciedad en redes sociales.

Lo que consiguió fue que algunas de ellas fuesen tan pegadizas que se haya decidido incluso a hacer un pequeño videoclip de una de las más conocidas, “La rumba del pareo”. Hoy os dejamos con esta nueva versión de este tema, que sin embargo, no es el único que ha compuesto. Merece la pena pasarse por Tetatita, o en su defecto por su canal de youtube, para comprobar que las dotes musicales de Bel, sin ser extraordinarias, tienen ese algo que engancha.

Un algo que se llama personalidad propia, y que hace de Bel Gris el último romántico del porno. Una de las pocas manifestaciones de un porno de autor que podemos encontrar hoy, y que, aunque sólo sea por convertirse en el contrapunto del porno comercial, merece seguir existiendo.