Arrimando el ascua a tu sardina

Curiosa expresión, ¿Verdad?. Arrimar el ascua a tu sardina, como todo el mundo sabe, significa mirar por los intereses propios. Y esto, que es muy legítimo, empieza a dejar de serlo cuando, con la intención de conseguir un beneficio, se trata de pisar el cuello de otros que están en el mismo barco.

En España llevamos muy mal el tema de la competencia. Por alguna razón que no termino de entender, aquí todavía somos incapaces de asimilar que algo que no me gusta a mí, puede gustarle a otros. Es normal que lo tuyo te parezca lo mejor, ¡Por eso lo haces así!.

Pero que tu idea de “lo mejor” no coincida con la de otros, no quiere decir que los demás estén equivocados. Para gustos los colores, y si no hubiese diferentes criterios, el porno sería monocorde y la cosa más aburrida del mundo. Y por supuesto, tampoco significa que tengas razón sólo por proclamarlo a los cuatro vientos un día tras otro.

Viene toda esta introducción al caso, porque en los casi diez años que llevo en este negocio, he visto que este problema se repite una y otra vez. El  “Yosoyelnumberuan” es la mayor fuente de conflictos que ha existido desde siempre en nuestro porno.

Pero los niveles de crispación alcanzados recientemente son ya, de verdad, alarmantes, y todo el mal rollo que se respira entre miembros del porno español tiene su orígen en un problema de actitud.

Todos quieren ser reconocidos como los mejores, pero ninguno adopta la actitud que de verdad tiene un número 1. Y en esto, no se salva nadie.

Tomemos ejemplos como Pau Gasol o Rafa Nadal, tipos unánimemente reconocidos como números uno en lo suyo, y comparemos su actitud con la que muestran las diversas partes en conflicto.

equipocum

Rafa o Pau nunca se autocalifícan como “los líderes”. No les hace falta. El verdadero líder obtiene ese reconocimiento de los demás, y desde luego, su liderazgo comenzaría a cuestionarse desde el momento en que faltasen al respeto a sus rivales ninguneándolos.

Esa no es la actitud de un líder. Un verdadero líder valora el trabajo de sus competidores, los respeta y se esfuerza cada vez más para superarlos. La soberbia no es un rasgo de liderazgo, y además, supone el principio del fin de cualquier periodo de supremacía, porque cuando uno se considera superior a los demás, nunca trabajará tan duro como los otros para hacer mejor las cosas.

Tampoco veo a Pau o Rafa utilizar sus cuentas de Twitter o los medios de comunicación a su alcance para atacar a sus rivales. Un verdadero ganador, un número uno, no emplea su tiempo en criticar a su competidor.

Fiesta_EstrellasDelPorno_5

Con esa actitud, en realidad, estás mandando un mensaje opuesto al del liderazgo, porque si tanto te preocupa lo que hacen los otros como para tenerlos en boca cada día y lanzarles puyas sin descanso, es que realmente no sientes que estás por encima de ellos.

Y por último, un verdadero triunfador se caracteriza por la coherencia, esto es, una correspondencia entre lo que se dice y lo que se hace. No veo a nuestros dos campeones poner excusas baratas, ni modelar la realidad a su conveniencia cuando son superados por un rival.

No veo que ninguno de ellos hable bien de otro deportista que comienza y cuando éste llega a su nivel y lo percibe como amenaza, trate de desprestigiarlo. Eso, una vez más, es una muestra de debilidad. El verdadero campeón acepta esa situación y comienza a trabajar para superarla.

torbe_cum_10

En definitiva, no es tan dificil darse cuenta de que en nuestro país, hay un ferviente deseo de obtener reconocimiento, pero que las partes implicadas en el conflicto, no utilizan más táctica que la de arrimar el ascua a su sardina, ya sea autocalificándose como los mejores o bien tratando de desprestigiar a los demás, actitudes ambas que, como hemos visto, para nada corresponden a las de un verdadero triunfador.

Y ya puestos a arrimar el ascua a la sardina de cada uno, yo no voy a ser menos. Si los equipos de fútbol no ganan las ligas en las ruedas de prensa, sino en el campo, si los boxeadores necesitan saltar al ring para ganar el cinto que los acredita como campeones y éste no se les concede antes por muchas bravuconadas que puedan soltar por su boca…¿Por qué no dirimen ustedes sus diferencias en una competición?

Resulta que en España existe una que trata de premiar a los mejores del porno bajo criterios de objetividad. Resulta que detrás de este intento hay un esfuerzo verdadero  por conseguir que el sistema se considere justo y ecuánime por todas las partes. ¿Les suena? Se llama Premios Galaxy.

Un verdadero ganador no teme la competición. No teme enfrentarse a sus rivales. Ni siquiera teme ser derrotado, porque esa derrota lo estimulará a mejorar. Y por supuesto asume la victoria con naturalidad, sin deseos de revanchismo ni como arma arrojadiza.

Si quieren ser reconocidos como los mejores, mídanse ustedes en competición y acepten su resultado. Lo demás, las sobradas, los ataques, y las maniobras bajo mano, no son signos de liderazgo ni de éxito. Aprendamos de una vez a vivir aceptando, no sólo que existe la competencia, sino que incluso es beneficiosa porque nos obliga a dar lo mejor de nosotros mismos.

Xuancar