Resulta difícil para todos aquellos que no conocen más que el porno que se hace en la actualidad, imaginar qué distintas eran las cosas en los 80. Los románticos recordamos aquella época con nostalgia, no se sabe muy bien si porque pensamos que aquel porno era mejor o porque simplemente supuso nuestro descubrimiento del sexo.

AmberLynnLo que es indiscutible es que muchos de los nombres que son leyenda hoy fueron los protagonistas de aquella etapa, y entre ellos cabe destacar uno, que quizá nunca se ha valorado lo suficiente: Amber Lynn

Quizá eclipsada por las grandes reinas de aquel entonces (Traci Lords, Christy Canyon y Ginger Lynn), hubo un grupo de actrices muy destacadas que de forma injusta han ido quedando en un segundo plano.

Entre ellas se encontraba Amber, aunque no sólo ella. Victoria Paris, Tori Wells, la desaparecida Trinity Loren o la racial Ebony Ayes formaban un grupo que acaparaba gran protagonismo en las producciones de esos años, y cuyos nombres buscabamos ansiosamente en las carátulas.

Con disimulo, eso sí, no fuera a darse cuenta el dueño del videoclub de nuestro barrio de que eramos unos degenerados que conocíamos hasta los nombres de las actrices…

Christy Canyon-Amber LynnEran los 80, una sociedad más hipócrita y cerrada, y cada aficionado al porno vivía su situación con la inquietud de creer que era el único que llegaba a esos extremos. Gracias, Internet.

Aunque pudiera considerarse injusto, resulta comprensible que el paso del tiempo termine por enterrar el recuerdo de algunos de estos nombres. Lo que ya es menos normal es que esto ocurra cuando hablamos de alguien que tiene a sus espaldas una carrera con más de 20 años y que sigue en activo, mostrándose en la actualidad más espléndida, incluso, que en su juventud.

Hoy, sobrepasada ya ampliamente la barrera de los 40, tiene una vida y una carrera como bagaje que la han hecho merecedora a su presencia en el “Hall of Fame”.

Amber

Sus comienzos

El inicio de su historia resulta de lo más curioso. Amber era poco más que una adolescente que correteaba con su grupo de amigas arriba y abajo por Los Angeles, buscando como pasarlo bien con los chicos, cuando conoció a Althea Flynt, esposa del magnate de Hustler, en un lugar llamado “L.A´s Rainbow Bar and Grill”.

A los pocos minutos, Althea la invitó a subir a una limousina propiedad de la compañía y le preguntó si le gustaría conocer a Sting, el lider del grupo musical “The Police”.

Evidentemente para una chica de su edad, que había nacido y crecido en un lugar como Newport Beach (California), aquello era un shock. Pero sin pensarlo mucho más aceptó, y horas más tarde estaba con los miembros del grupo, con los que pasó toda la noche de fiesta.

amber-lynnAnte semejante estrategia de persuasión, y teniendo en cuenta que Amber, desde muy pequeñita, ya había soñado con ser una chica glamourosa y demás fantasías propias de esa edad, el paso natural fue que comenzara a posar desnuda para las grandes revistas eróticas.

No solo Hustler, otras como High Society o Penthouse tambien la tuvieron en sus páginas. Y junto a ellas, las que serían las reinas del porno de los 80. La decada acababa de comenzar, y este grupo de chicas, Traci, Amber, Christy y Ginger, se convertirían en los años venideros en la fantasía sexual de millones de personas a lo largo y ancho de todo el mundo.

La que primero dio el paso fue Ginger Lynn. El porno estaba mejor pagado que las revistas, y parecía un trabajo divertido. Aquello fue suficiente para que sus compañeras, algo celosas, siguieran su camino. ¡Ellas no iban a ser menos!

amberLa historia de Amber Lynn está cuajada de sabrosas anécdotas, algunas de ellas incluso difíciles de creer, pero reales.

Amber realizó su primera escena de Sexo en la película ” Personal Touch: Part III”, en la que compartía protagonismo con Bunny Bleu, Dominique y Lisa de Leeuw.

Si ya puede resultar impactante para una chica hacer sexo por primera vez delante de una cámara, podemos imaginar lo que supuso para Amber cuando en pleno rodaje tuvo que hacer algo que jamás había hecho antes: ¡¡Chupar una polla!!

Gracias a Dios, Amber no sólo lo hizo en esa ocasión sin el menor problema, sino que con el tiempo se convirtió en una de las más experimentadas y sabias succionadoras de miembros que el porno haya dado jamás. Quien no haya visto hacer una felación a Amber Lynn aún no sabe lo que es comerse una polla con auténtica voracidad.

AmberLynnPero los inicios de Amber , que debutó en 1983, coincidieron con un acontecimiento especialmente truculento, el suicidio de la actriz Shauna Grant, que tambaleó los cimientos de la industria. Curiosamente Amber coincidió con ella en el set el mismo día en que grabó su primera escena, y un mes más tarde, ocurría la tragedia. Este hecho la afectó notablemente.

Los mejores años

Durante los años siguientes, Amber, junto a sus “compañeras de promoción”, aprovecharon su creciente fama para mejorar las condiciones de trabajo. Los productores, visto el éxito que cosechaban, se plegaron a sus exigencias. Mejores camerinos, catering en el set, caché más alto…en definitiva, que se las respetara como a estrellas.

Allá por 1988, y cuando estaba, posiblemente, en su mejor momento como actriz, Amber Lynn dio un giro inesperado a su carrera.

Tras ser contratada para ofrecer un show en directo en Canadá junto a Ginger Lynn -que, por cierto, finalmente no pudo acudir y fue sustituida por Tracey Adams- , quedó tan enganchada con la química que le produjo la reacción del público en directo que decidió que, desde ese momento, aquello era lo que quería hacer.

AmberLynn bailandoEntonces no estaba establecido un circuito como actualmente, y Amber tuvo que trabajárselo por su cuenta. Durante un par de años trabajó con gran éxito y ganó mucho dinero, pero pronto comenzó una especie de invasión de chicas; de manera que cualquiera que hubiera aparecido en los créditos de un par de películas porno, ya se lanzaba al recién creado circuito de baile, y los precios que se pagaban por estos espectáculos cayeron estrepitosamente.

En vista de la situación, Amber volvió a centrarse durante un tiempo en el trabajo de posar para revistas eróticas.

Poco después, otro hecho inesperado volvía a acontecer en su vida. Le presentaron a Steven Tyler, lider del grupo musical Aerosmith, y gracias a ello comenzó una relación de 6 años con uno de los integrantes de la banda.

Durante algún tiempo, Amber hizo apariciones en el escenario junto a ellos, y esto, unido a lo que aprendió viendo a Tyler, le proporcionó muchas tablas en su manejo del público, lo que mejoró notablemente sus actuaciones como bailarina, al introducir en sus shows una interactividad que los hacía más atractivos.

Ante la evidencia de que el circuito de baile se deterioraba inexorablemente en comparación con lo que ella había vivido en sus comienzos, en 1995 volvió a aparecer ante las cámaras.

Amber Lynn recopilatorioDurante el periodo de su ausencia habían salido al mercado un buen número de compilaciones en las que Amber aparecía, y es que no hay que olvidar que, en el momento de su retirada, era una absoluta estrella. Tanto era así, que en su retorno realizó un par de películas lésbicas dado que nadie se prestó a pagar el elevado caché que solicitaba por una escena hetero.

Uno de estos trabajos, “Babewatch” fue dirigido por su hermano, Buck Adams, que también era actor.El morbo de ver a ambos hermanos en una película es algo que los ha perseguido siempre, pero, por muchas propuestas que se les realizaran, Amber nunca llegó hasta ahí.

Por 1998, la suma de factores que suponía el declive de la época dorada de los shows en directo, y su situación en la industria del porno la llevó a tener problemas con el alcohol. Esta situación se prolongó algo más de un año, hasta que finalmente se decidió a someterse a una cura de desintoxicación, y en la Primavera de 2000 comenzó a acudir a reuniones de alcoholicos anónimos.

Y fue en este mismo año cuando se produjo en glorioso regreso de Amber al porno con mayúsculas.

amber

El retorno de una estrella

A pesar de no haber tenido problemas en realizar anal e incluso haber sido la primera actriz en realizar una doble penetración vaginal – con Peter North y Tom Byron-, en pleno inicio del nuevo siglo, y tras una prolífica carrera, Amber realizó la que fue su primera D.P. -anal vaginal, se sobreentiende-.

Fue para Extreme Associates, y Amber recuerda con una sonrisa como uno de sus partenaires, un joven de 21 años, repetía sin cesar, absolutamente impresionado ” ¡Me estoy follando a una leyenda!, ¡¡Me estoy follando a una leyenda!!”
La escena tuvo tanto éxito que poco después se decidió a recrearla de nuevo para un fotoset de Hustler.

Lo único diferente respecto a otras escenas anteriores es que Amber sintió su orgasmo con una polla en cada orificio. Pero que tuviera orgasmos durante los rodajes no era extraño en absoluto .¿Veis porqué decía que todo era tan distinto de ahora?

Sin embargo esta capacidad de llegar al orgasmo en las escenas le ha abierto un nuevo horizonte.

Y es que hoy en día, cuando el “squirt” (eyaculación femenina) está tan en boga, resulta que Amber es una consumada “squirter”. Sin embargo, aunque siempre ha tenido esa capacidad, no ha sido hasta ahora cuando se ha decidido a explotarla. De hecho, más bien la reprimía a causa de otro curioso episodio que le sucedió con un chico.

El caso es que mientras el citado muchacho -que no tenía nada que ver con el porno- trabajaba oralmente a nuestra heroína, ésta tuvo un orgasmo brutal y se dejó llevar.

¿El resultado? El chico se levantó, con la cara empapada y con expresión de “Oh, Dios mío, se me ha meado encima!

amber-lynnComo veis, la historia de Amber Lynn es bastante más que curiosa. Tras su retorno al porno ha grabado en total más de 350 películas,a las que hay que añadir las escenas para internet realizadas ya más recientemente.

Su belleza -salvaje y con un toque andrógino- no sólo se ha mantenido, sino que, gracias al habilidoso trabajo de talentosos cirujanos, se ha incrementado y hoy, a sus 47 años, está en una espléndida madurez.

Lo que está fuera de toda duda es que Amber Lynn es uno de los grandes nombres de la historia, que marcó una época, y que sus actuaciones permanecen en la memoria de muchos, especialmente los que añoran aquel porno americano de los 80, donde las chicas no eran extraordinariamente guapas, los actores solían ser bastante feos y, salvo excepciones, tampoco gozaban de grandes pollas.

No era un porno gimnástico. Era un porno que no sabía de medidas ni records. Era…un porno que no volverá.

Xuancar

2 Responses

  1. jonatan

    Xuancar cuanto costaria traerla a españa para rodar con ella aproximadamente

    Reply
  2. Ray

    Muy buen texto en general, pero si me tengo que quedar con algo es con el último párrafo.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.